¿Cómo ser un “buen” padre en una familia numerosa?

¿Cómo ser un “buen” padre en una familia numerosa?

He leído todo tipo de libros y publicaciones fabulosos e inspiradores sobre de qué forma ser un “buen”  padre en una familia numerosa , en especial sobre el tema de de qué manera dedicar tiempo dedicado a cada pequeño individualmente. He visto programas de T.V. en los que los progenitores tienen \»citas\» separadas con cada uno de ellos de sus hijos todos los meses, y he pensado mucho en cómo podría hacer que algo así funcione. Pero la vida real no funciona como un programa de TV, ¡y distribuirme entre mis hijos es uno de los grandes actos de equilibrio de la paternidad!

ncluso he pensado en nominar a un \»Pequeño del día\» (¡ 6 días a la semana! ) Y permitir que ese niño decida qué comeremos para la cena, tal vez ayudar a hacer un postre singular y seleccionar lo que la familia espera. TELEVISOR.

¿Pero sabes que? Si bien tengo todo género de buenas pretensiones, estas ideas simplemente no son prácticas para mi familia y para mí. \»Kid of the Day\» va de la mano con la idea de que todos y cada uno de los días deberían ser el Día de la Madre (un sentimiento cautivador, mas imposible de transmitir día tras día).

¿Y una noche de celebración con cada niño individualmente? Bueno, sinceramente, se queda en segundo plano en una cita nocturna solo con mi esposo y , ¡pues ni siquiera tenemos suficiente de eso!

Sé que no soy el único padre de familia abundante que se siente culpable por no dedicar suficiente tiempo a cada uno de ellos de sus hijos. La lectora de Momof6, Sandee, me solicitó que escribiera sobre este tema y expresó sus frustraciones:

Te recomendamos: Fluyezcambios Perú para las familias

Consejos para ser un “buen” padre en una familia numerosa

1. Cuando los pequeños estén en casa, intente limitar sus distracciones

Paso una gran parte de mi tiempo mientras que los niños están en la escuela haciendo múltiples tareas, haciendo malabarismos, superequilibrando, como se llame, simplemente tratando de hacer muchas cosas. Y tras intentar abordar tantas cosas entre las 8:30 y las 2:45, puede ser bastante difícil cerrar todo una vez que los niños entran a la casa.

Claro, los encontraré en la parada del autobús, los asistiré a comprar un refrigerio y desempaquetaré sus mochilas. Pero luego decido \»tomarme un instante para repasar mi correo electrónico\», o hacer un escape veloz solo para tirar una carga más de ropa.

Cualquiera de estos estaría bien, pero tan pronto como me permita abordar una cosa en mi lista de cosas por hacer, voy a tratar de hacer una cosa más, y lo próximo que sé es que ha pasado una hora. , y me he desviado por completo de estar con mis hijos.

¡Así que el paso inicial para \»distribuirme\» es limitarme a solo los 6 una vez que estén en casa tras la escuela!

2. Busque instantes tranquilos de conexión

Sé que tengo un momento dorado de oportunidad para comunicarme con mi hijo de secundaria en la ventana de treinta minutos entre el momento en que llega a casa de la escuela y cuando tengo que irme para encontrarme con el autobús de la escuela primaria. Aprendo más sobre lo que pasa con él en la escuela y las actividades durante este tiempo que en otro instante del día.

Y en ocasiones, la logística dictará que Steve o tengamos solo un hijo para una actividad al tiempo que el otro padre está con todos los otros pequeños, y esto crea una enorme oportunidad para hacer preguntas o compartir algún tipo de historia para obtener eso. un pequeño hablando con nosotros.

Estos tiempos jamás se planean, sencillamente suceden, y debemos sostener los ojos abiertos y asegurarnos de reconocer estas ocasiones de conexión, ¡y no solo completar ese tiempo cantando junto a la radio en el vehículo!

3. Las cenas familiares sentadas SON importantes

Jugamos un juego a la hora de la cena llamado \»Alto, Bajo, Esperanza\» donde vamos alrededor de la mesa y cada persona puede decir cuál fue la mejor una parte de su día (su \»Alto\»), su parte menos preferida de su día ( su “Bajo”), y lo que desean que suceda mañana (su “Esperanza”).

No solo le permite a cada niño compartir algunas de las partes esenciales de su día conmigo, sino les permite ver que cada persona en la familia es valorada y que todos nos escuchamos y nos preocupamos por el día de los demás, aun cuando no estamos juntos.

No todos y cada uno de los miembros de la familia deben estar presentes en todas las comidas a fin de que esto importe. De hecho, en las noches en que Steve no puede llegar a casa a tiempo para la cena, procedemos sin él. Y si un niño tiene práctica de fútbol, ​​el resto de nosotros nos vamos a sentar a cenar al tiempo y hablaremos.

Esto comunica a nuestros hijos que esta es una rutina general esencial y consistente, y saben que la continuaremos incluso si nos falta uno o dos miembros en una noche determinada.

4. Apoye a cada pequeño en lo que ama hacer

Una de las cosas más bastante difíciles de tener una familia numerosa es darles a todos la ocasión de probar diferentes deportes y actividades para que puedan aprender qué es lo que les gusta hacer y en lo que son buenos.

Apoyarlos en este esmero significa crear el tiempo para este esfuerzo para cada uno de ellos, sin importar lo difícil que en ocasiones sea para usted aceptar otra cosa que hacer.

Y por apoyo, también me refiero a que asistimos a todos los partidos de fútbol, ​​a todos y cada uno de los conciertos de bandas, a todas las ferias de ciencias, como familia. Porque todos cuentan, y lo que es importante para cada uno de ellos de ellos individualmente debe ser importante para cada uno de ellos de nosotros.

Y sí, esto puede producir ciertas protestas, especialmente cuando los niños mayores no ven el valor de ser arrastrados para ver el juego o la actividad de un niño más pequeño, pero proseguimos fortaleciendo lo importante que es que ese hermano menor sepa que el hermano mayor los anima y se preocupa por de qué forma les va.

5. Dales un beso de buenas noches a cada uno y haz una pausa a la hora de acostarse para escuchar

La mayoría de los padres se dan cuenta de que esos minutos mágicos justo antes de acostarse son un instante genial para conectarse con sus hijos. A los pequeños les chifla estar arropados ( bueno, hasta que lleguen a la adolescencia al menos ), y tras apagar la luz y darles un último abrazo, elogio o palabras de consejo, los niños frecuentemente están ya listos para abrirse y compartir algo que es en su psique.

Pero cuando tiene niños con múltiples horas de acostarse que se extienden a lo largo de las primeras horas de la noche, y está muy cansado, es fácil pasar por alto esta oportunidad de conectarse con sus hijos individualmente. Pero a veces esta es su ÚNICA oportunidad de comunicarse con ellos individualmente, así que intente con todas sus fuerzas no dejarla pasar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada anterior Familia y casa: ¿Se puede ganar dinero?
Entrada siguiente Los 3 TIPS esenciales para ayudar a organizar sus finanzas familiares