4 conceptos básicos para dar propina a los hijos

4 conceptos básicos para dar propina a los hijos

Criar hijos es uno de los trabajos más duros y gratificantes del mundo, y para el que quizás te sientas menos preparado. Dar propina es algo que tu hijo verá que haces regularmente y, eventualmente, se preguntará no solo por qué lo haces, sino también cómo. 

En este artículo, aprenderás los cuatro conceptos básicos que debe enfatizar mientras lo educa sobre el protocolo de propinas.

Te recomendamos: Concurso de Fluyezcambios Perú

Conceptos BÁSICOS para dar propina a los hijos

No se requiere dar propina en todas partes.

La mayoría de los progenitores intentan reforzar las lecciones financieras y de otro tipo haciendo que la práctica sea frecuente. Según este modelo, una de las cosas más bastante difíciles de entender para su hijo sobre las propinas es que no se aplica a todos y cada uno de los distribuidores de servicios. 

Puede ayudar a su hijo redactar una lista de referencia simple de distribuidores a los que siempre debe dar propina, como su peluquero. Una regla simple que puede seguir es que, si alguien hace todo lo que es posible para brindarle una buena experiencia, como si su ama de llaves le prepara una comida porque está agotado y tiene prisa, una propina es apropiada, aun si el el proveedor en general no obtendría uno.

Las propinas se pueden vincular a la cantidad o la calidad del trabajo.

En muchos casos, las propinas se basan en la cantidad de trabajo que hace alguien, como la cantidad de maletas que maneja un porteador. En otros, se basa, cuando menos parcialmente, en qué tan bien la persona hace el trabajo, por servirnos de un ejemplo, si su mesero es veloz, amable y atento en lugar de lento, gruñón y en su propio mundo. 

Si sabe que y su hijo se encararán al primer tipo de situación, pídale que calcule de antemano cuánto será la propina mínima. Si se halla con el segundo, explique cuál es el estándar mínimo de servicio. Luego hable momentáneamente sobre si el distribuidor superó eso; esto es un poco más avanzado porque implica análisis. 

Establecer algunos niveles mientras haces esto. Para los niños más pequeños, puede usar montos en dólares americanos, como $ 5 por cumplir con el estándar, dólares americanos 7 por un servicio superior al promedio y $ 10 si su hijo piensa que lo que hizo el distribuidor fue inusual. 

Para los pequeños mayores, use porcentajes en vez de montos en dólares si es apropiado para que se acostumbre a los casos en los que la propina en general se basa en una parte de la factura total.

La discreción importa.

Los pequeños son conocidos por compartir más de lo que deberían tratándose de información, por lo que un matiz de las propinas que deberá practicar es cómo dar el dinero al distribuidor de manera sutil. 

En algunos lugares esto es simple de hacer. En un restaurant, por ejemplo, a menudo puedes dejar la propina sobre la mesa o añadirla a tu recibo cuando vayas a abonar. Otras situaciones requieren más delicadez, como si necesita entregar físicamente la propina a su repartidor. 

Haga que su hijo practique ciertos guiones básicos que puede emplear en estos momentos, como «Gracias, cariño su trabajo» o «Admita esto por su esfuerzo/tiempo/servicio de calidad». Representar el intercambio de billetes y monedas.

No todo el planeta puede admitir una propina.

Las reglas de la compañía prohíben estrictamente a ciertos proveedores recibir una compensación adicional. De hecho, la gente ha perdido sus trabajos por recibir propinas cuando no se les dejaba hacerlo. 

Por esta razón, es una buena idea enseñarle a su hijo a consultar si el proveedor puede tomar el dinero si no está seguro. Un buen guion para ello es «Me gustaría darle algo extra por su esfuerzo/tiempo/servicio de calidad. ¿Su empresa le permite aceptar propinas?» Puede cambiar el final de esto a un más simple «¿Puede aceptar una propina?» en reconocimiento de que, incluso cuando las empresas no tienen prohibiciones, ciertas personas pueden no estimar el dinero por razones filosóficas o religiosas.

Conceptos BÁSICOS para dar propina a los hijos: Conclusión

Dar propina es una tarea financiera con la que incluso los adultos suelen tener problemas, pero dado que se esperan propinas de tantos proveedores de servicios diferentes, su hijo necesitará saber cómo hacerlo . Concéntrese en lograr que reconozca a quién dar propina primero, enfatizando que un proveedor que hace algo especial generalmente debe recibir un poco más. El juego de roles puede ayudarlo a pasar discretamente por el proceso de la propina y evitar extender la compensación a las personas que no pueden aceptarla. También tendrá que captar las propinas según el valor percibido y el valor estándar. Cuanto más practiques con él, más cómodo se sentirá con el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada anterior Los 3 TIPS esenciales para ayudar a organizar sus finanzas familiares